Ofertas del Día

ALMANSA Y SU HISTORIA

Por su particular situación, Almansa se convierte en un importante punto para el estudio de la Prehistoria, no solo a nivel regional sino a nivel global, y como prueba valgan las pinturas rupestres de La Cueva de la Vieja, en Alpera. La investigación arqueológica mas documentada sobre la Edad del Bronce en Almansa, nos indica que aunque se recogen en la zona influencias de las culturas del Argar, el Bronce Valenciano y las Motillas, se puede hablar de la formación de un grupo cultural nuevo dentro de la Edad del Bronce peninsular, o al menos de unas características especificas locales, que tomando algunos rasgos de las culturas citadas las adaptan a un medio ecológico propio.

En las prospecciones realizadas se han localizado más de 40 restos de poblados, situados en su mayoría en los relieves montañosos, de fácil defensa y cercanos a antiguos ríos hoy convertidos en ramblas.Gran parte de estos poblados están intactos y escasamente erosionados, pudiéndose apreciar restos de murallas y construcciones cuadrangulares y circulares en algunos de ellos.

Al final de la Edad del Bronce, parece producirse un vacio en el poblamiento que por el momento resulta inexplicable. La relativa escasez de hallazgos de época ibérica sorprende, sobre todo si tenemos en cuenta la riqueza y abundancia de yacimientos en zonas próximas como el Amarejo, el Centro de los Santos, el Llano de la Consolación o Meca, impresionante ciudad ibérica a pocos kilómetros de Almansa, que desde lo alto del Mugrón, dominaba la llanura hasta que fue devastada por los romanos, cuando al finalizar las Guerras Púnicas, ocuparon el litoral Mediterráneo.

meca-almansa

Foto: Camino en la ciudad Ibérica de Meca



ALMANSA ENTRE DOS REINOS

En 1241, cuando la presión cristiana hace que se hunda la frontera musulmana, Almansa es ocupada para Castilla. Su posición privilegiada sobre las vías de comunicación con el Levante y su situación estratégica en la frontera con Aragón, deciden al rey Alfonso X a reforzar el poblamiento de la villa, por lo que la dota de los fueros y franquezas de Requena, Cuenca y Alicante, ampliados con otros privilegios complementarios.

El Infante Don Manuel reunió en su señorío del Marquesado de Villena un extenso territorio, en el que se integra Almansa, que pronto se convirtió en el más rico de la corona y que, de la mano de sucesivos Señores de Villena, intento convertirse en un estado autónomo entre los reinos de Castilla y Aragón.

Para conseguir la unidad entre los municipios, se fomentó la realización de acuerdos de cooperación que propiciaron el renacimiento agrícola y ganadero de la villa y que, unido al auge del comercio, dio lugar a que aparecieran modestas, pero interesantes ferias como la de Almansa.

Pero los sucesivos Marqueses de Villena crecían en actitudes autoritarias, establecían pesados tributos y contravenían libertades y privilegios. En este estado de cosas, cuando el Marques de Villena toma parte por Juana la Beltraneja frente a Isabel en la sucesión al trono de Castilla, las villas del Marquesado se ofrecen a los Reyes Católicos, no sin antes haberse hecho confirmar sus privilegios y libertades.

Al finalizar la contienda, las villas del Marquesado, ahora de realengo, se vieron inmersas en un fuerte engranaje centralizador que fue recortando poco a poco sus privilegios, y cerrando un periodo de 235 años de autonomía municipal.

castillo-de-almansa

Foto: Castillo de Almansa



LA INDUSTRIALIZACION EN ALMANSA

Almansa, hasta mediados del siglo XIX era una ciudad subdesarrollada en la que el sector hegemónico era la agricultura, siendo la mayoría de los trabajadores jornaleros del campo en una situación de subempleo crónico.

Esto se verá alterado con la implantación de una actividad industrial, favorecida por la situación estratégica, en el eje de comunicaciones que enlaza Madrid con Valencia y Alicante, y que se vio reafirmada, a mediados del siglo XIX, con la construcción del ferrocarril.

Se constata también la existencia de un contingente artesanal numeroso, en el que destaca la fabricación de calzado.
A comienzos del siglo XX, Almansa rebasa los 10000 habitantes. Surgen nuevos grupos profesionales, éntrelos que destaca el de los ferroviarios que en 1860 eran 118, cifra que superaba ampliamente el de ciudades como Albacete o Alicante.

El tradicional campesinado pobre, va siendo sustituido por un proletariado industrial y de servicios, que dio lugar a un notable y precoz desarrollo del movimiento obrero.

En contraste con el actual modelo de empresa pequeña de tamaño mediano-pequeño que caracteriza al sector, las primeras fábricas destacaban por su gigantismo, pero será la de Coloma la que adquiera mayor protagonismo. Así en 1907, con más de mil obreros, se convierte en pionera del sector y una de las grandes empresas europeas; la incidencia de la Guerra Civil y de la larga postguerra, culmino con su cierre en 1954, convirtiéndose en el germen de la industria zapatera almanseña, que se desarrolló en los años 60 y 70.

 

fabrica-de-los-coloma-almansa

Foto: Fábrica de Calzados Coloma en Almansa en 1910



ALMANSA HOY

Con cerca de 26000 habitantes, Almansa es una ciudad abierta y dinámica que ha vivido en los últimos 20 años un fuerte cambio fruto de un crecimiento continuo y sostenido que ha elevada nivel y calidad de vida de sus habitantes. Este crecimiento se puede observar en múltiples campos pero quizás sea más evidente en el desarrollo urbano y la dotación de infraestructuras. Perfectamente planificada para permitir un crecimiento de hasta 40000 habitantes, Almansa apuesta en su presente y futuro inmediato por un tipo de vivienda unifamiliar unida a zonas arboladas, como se desprende de los planes urbanísticos.

El polígono Industrial El Mugrón, y las excelentes comunicaciones con el centro y el levante, así como la elevada cualificación de los trabajadores almanseños, hacen de nuestra ciudad un punto interesante para la implantación de nuevas empresas.

La educación, la cultura y el deporte son también aspectos cotidianos de nuestra comunidad, que ha optado, cada vez más por un estilo de vida sano y de desarrollo persona como elementos fundamentales de una calidad de vida que no se mide exclusivamente por parámetros económicos.

La solidaridad y la participación son otras características de la dinámica ciudadana de Almansa. Netamente industrial y de servicios, busca hoy consolidar su futuro económico y su alto nivel de vida confiando en sus propias fuerzas, que se cimienta en el espíritu amable y emprendedor de sus habitantes, en la elevada cualificación de sus trabajadores y en las infraestructuras con las que se ha dotado.

 

 


 

Pueblos de Albacete

http://pueblos20.net